“Amor Felino”

Quiero contarles la curiosa historia

de un prohibido y tierno amor felino

que ha venido justo a mi memoria

por azares del inexorable destino.

 

Tigger, un gatito astuto de pelo rayado

que todas las tretas por haber se sabía;

y Patches manso y de pelo moteado

que atrás en marrullerías no se quedaría.

 

Ambos mininos zalameros y traviesos

estaban erróneamente enamorados,

mostrando a cada instante sus embelesos

con afectos gatunos y ronroneados.

 

Sus peludos y blandos lomos arqueaban,

se arrullaban con pasión y con ternura

y sus bigotes chocaban y entrelazaban

con maullidos estridentes y de dulzura.

 

Para hacer alto a este idilio y apagar esta pasión

la dueña de estos felinos tan irreverentes,

decidió un buen dia darlos en adopción

y para estar segura a dos amos diferentes.

 

Tigger fué enviado a un poblado del Este

a su nuevo dueño, un próspero ganadero,

mientras que Patches fué a dar a uno del Oeste

a las manos de un piadoso y humilde misionero.

 

Esta fué la solución a este insólito dilema;

había que separar a estos ardientes mininos,

pues su romance causaba un molesto problema,

habladurías y chismes de los intolerantes vecinos.

 

Y así termina la historia de estos gatos vivarachos

que un descarado amorío se traían entre manos,

pero lo triste del caso es que los dos eran machos

y lo peor de todo… es que eran hermanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>