“Griffith Park y la Leyenda de Los Feliz”

Griffith Park, una de las areas de recreación favoritas de la Ciudad de los Angeles, tiene una leyenda narrada en la cual  trágicamente están involucradas  las vidas de muchas personas. Este espacio de 3,500 Acres de terreno que provée relajación para miles de seres diariamente, tiene una historia que data de los dias en que Los Angeles era un pueblo bajo las reglas del Gobierno Español.

La extraña leyenda se remonta al año de l776, cuando una expedición de gente valiente, dirigida por Don Juán de Anza, lograron con mucho esfuerzo y sacrificio viajar de México a California. El establecimiento de esta ruta era muy importante porque ésta aseguraba la entrega regular de provisiones para nuevos Pobladores en el Sur de California.

Uno de los miembros de esta expedición fué Don José Feliz, quien perdió a su esposa durante ese viaje a California. Su hijo, mas tarde se convirtió en un alto representativo del Gobierno Militar. Cuando llegó el tiempo de su retiro, Don Feliz fué premiado por sus años de leal servicio con una enorme extención de terreno hacia el Noroeste del Pueblo.

Las tierras eran fértiles y sembradas con abundantes Robles, el rio de Los Angeles bordeando tres lados del terreno, aseguraba constante abastecimiento de agua fresca.

En 1863 Don Feliz, el último descendiente directo de la familia, murió de Sarampión. De acuerdo a una historia un amigo de éste, de nombre Antonio Coronel, vino de otro pueblo a visitarlo mientras él estabaenfermo y para redactar su testamento. Don Feliz estaba demasiado enfermo para firmar el documento testamentario, así que sus herederos lo disputaron en la Corte de la Ley. Alguien testificó que a pesar de que Don Feliz estaba bastante enfermo para escribir, él había contestado: “Todo está bién”, cuando Don Antonio Coronel leyó en voz alta el testamento que él había escrito a su requerimiento. La Corte apoyó el Testamento.

De acuedo a este, Don Feliz dejaba a su ahijado unos cuantos caballos; y a su cuñada los muebles de toda la casa. Luego el Testamento leía: “Todo el resto de mis pertenencias y propiedades yo ordeno que sean administradas por por mi amigo, Don Antonio Coronel; esto cuando él juzgue conveniente y el precio le parezca a él bueno, el deberá vender dicha propiedad y emplear el dinero en el sufragio de mi alma; y yo además deseo que ninguna obligación sea requerida a mi testamentario.

One thought on ““Griffith Park y la Leyenda de Los Feliz”

  1. Great write-up, I am normal visitor of one’s blog, maintain up the nice operate, and It’s going to be a regular visitor for a long time. “Time has a wonderful way of weeding out the trivial.” by Howard Aiken.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>